Quizás la decisión más importante de la vida para algunos es casarse, y la mayoría lo hace por amor a su pareja, a su hijo que viene en camino o para perpetuar el poder como en la antigüedad. Pero este joven de Texas, Estados Unidos, se casó para evitar ir a la cárcel por 15 días.

Casado para no ir preso.

La decisión estuvo influenciada por el curioso pedido de un juez que le ofreció a Josten Bundy (de 21 años) elegir entre ir 15 días presos por el delito de agresión (había sido denunciado por este delito por el ex novio de su actual esposa) o aceptar la libertad condicional. El joven eligió esta última, y el juez puso dos condiciones: Bundy debía casarse en un plazo de 30 días con su novia y tenía que escribir 25 veces una cita de la Biblia: “El que cava un foso, caerá en él”.

Casado para no ir preso.

El pedido del juez incluyó la consulta a la chica que la hizo poner de pie en la sala y le preguntó si estaba de acuerdo. A lo que ella respondió que sí, ante el asombro y las risas de todas las personas que estaban en la corte por otros casos.

Casado para no ir preso.

Y, a pesar de las negativas del padre de la novia Elizabeth Jaynes (de 19 años), el matrimonio se efectuó y Josten se salvó de la cárcel por un pedido inédito. ¿Te casarías bajo este tipo de presión?…

Fuente:Facebook Elizabeth Jaynes y Josten Bundy.